¡¡¡La aventura continúa!!!

Bienvenidos a nuestro blog en la segunda etapa.





Nos encantaría que fueras seguidor de nuestro blog...

Seguidores

martes, 16 de julio de 2019

Una nueva web y un nuevo blog

Aprovechando el tiempo más relajado de nuestra estancia en Bucaramanga, hemos rehecho nuestra págna web dotándola de accesos directos a todas nuestras redes sociales: Face Book, You Tube, el Blog "Conocer el mundo a bordo de un camión vivienda", Instagram y, sobre todo el acceso a nuestro nuevo Blog que no viene a sustituir al ya mencionado, sino que será un complemento que esperamos sea del gusto de todos.
El título y la descripción de este nuevo blog son:


L I N D O S
Éste acrónimo da título al nuevo blog en el que presentaremos una recopilación de lugares que se puedan incluir en alguna de las categorías que lo definen.
Estas categorías son:
Lugares:
         Ignotos (poco o nada conocidos)
           Nuevos (que no figuran en guías ni circuitos turísticos)
             Diferentes (de interés particular)
               Olvidados (perdidos en la memoria)
                 Secretos (que no se hacen públicos)
Cada una de las entradas incluirá una descripción breve del lugar, una ficha del mismo con los datos de su situación geográfica y las características ambientales de la zona, una colección de fotografías comentadas y, en ocasiones, alguna nota en forma de aviso o de consejo para su visita.
Siempre que sea posible incluiremos un enlace para descargar el track del camino de acceso.
El blog se nutrirá tanto de sitios ya visitados en el pasado como de nuevas visitas que a nuestro entender merezcan figurar en él, por lo que crecerá de forma permanente. Sugerimos, por ello, la posibilidad de incluirse en la lista de seguidores  como mejor opción para conocer las novedades.

Enlace para entrar en la nueva web: http://erg-adventure.com/

Esperamos tener muchos seguidores





sábado, 6 de julio de 2019

Villa de Leiva y Barichara



Después de la visita de Bogotá, necesitábamos unos días tranquilos y los pudimos disfrutar con las visitas a Villa de Leiva y Barichara, dos pueblos coloniales realmente agradables y muy cuidados por los que pasear es todo un placer. Poco después de la llegada a Villa de Leiva, una comida en un puesto del mercado semanal nos hizo sentir que la estancia iba a ser placentera al saborear un tan abundante como delicioso plato de un surtido de carnes y embutidos que estaba realmente bueno.
Allí, en Villa de Leiva visitamos alguna de las cosas que el folleto turístico señalaba, como la casa de terracota, una construcción que seguramente hubiera podido firmar Gaudí, un lago en las proximidades y un enclave de la cultura que desde tiempos muy anteriores a la llegada de los conquistadores puebla la zona: los Muisca. Hoy, aunque ya muy mezclados , luchan por mantener viva su identidad.
Barichara es otro bonito enclave en el que el propio deambular por sus amplias, limpias y bien pavimentadas calles es todo un placer.
Acampamos en la parte alta del pueblo con unas magníficas vistas hacia el valle que luego abríamos de recorres en una caminata de dos horas y media hasta el pueblecito de Guane, desde donde regresamos en un bus.
También éste último poblado resultó francamente bonito.
Desde Barichara, un corto desplazamiento nos llevó a Bucaramanga, en donde esparábamos el encuentro con Karina e Iván con los que pasaremos una temporada intentando mejorar nuestros conocimientos de vuelo con el paramotor.

Villa de Leiva









Aun falta mucho para el alcanzar el objetivo





Barichara



Guane, al final del llamado Camino Real



Vista de Bucaramanga desde el "Voladero de las Águilas



Ver vídeo Villa de Leiva y Barichara








jueves, 13 de junio de 2019

Guatapé y El Peñol



En el camino desde Medellín a Bogotá visitamos el bonito pueblo de Guatapé, conocido como el pueblo de los zócalos, debido a los frisos pintados en la parte inferior de sus casas y aunque la justificación que las guías turísticas dan es cuando menos pintoresca, la realidad es que aportan un aire alegre y bien cuidado a sus calles.
El pueblo es reciente ya que se encuentra al borde de un embalse que sumergió gran parte del caserío primitivo.
Cerca, está El Peñol, una enorme roca de más de cien metros de altura, a la que se accede  remontando 750 escalones y desde cuya cima se disfruta una bonita panorámica.
























Cali, Medellín y Bogotá



Acabamos de pasar por las que son, seguramente, las tres mayores ciudades de Colombia.
Para comenzar creo que es justo comentar que todos los malos augurios en cuanto a seguridad se quedaron en nada. No dudamos de que hay zonas y momentos a evitar, pero ¿hay alguna gran ciudad en el mundo que tenga ese problema?
Por el contrario y dejando aparte la estancia en Cali que se pasó acampados en el gran jardín de nuestro entrañable amigo Randy, contando además con su inestimable ayuda (y la de su amigo Lucho, otra gran persona) para resolver algún problema mecánico y con un tour guiado por el casco antiguo, las estancias en Medellín y Bogotá, aunque en diferentes condiciones se desarrollaron con absoluta tranquilidad. En el caso de Medellín, estacionados en plena vía pública en la plaza llamada Parque de la Floresta, en un genial ambiente de Overlanders y paseantes que mostraron más que interés, pasión, por nuestro vehículo y nuestras andanzas.
En el caso de Bogotá, en un parking (parqueadero en lengua vernácula), en pleno centro, que, si bien un poco caro, fue increíblemente silencioso durante la noche y extraordinariamente situado.
De esta forma pudimos conocer algo de las tres ciudades que son realmente diferentes, pero en todos los casos muy interesantes.
Cali es más industrial y con una actividad frenética, Medellín, con un centro “de locos” muestra una cara un poco más “señorial” en su centro y un aire de favela en las comunas que fueron no hace mucho el nido de los sicarios del más famoso capo y Bogotá también increíblemente animada e inmensa nos permitió disfrutar de alguna de sus particularidades: el Mercado de las Pulgas con un aire al Rastro madrileño de hace algunos años, el museo del Oro y las multitudes paseando por la carrera Siete en un evento que se repite cada fin de semana y se conoce como el “Septimazo” entre toda suerte de espectáculos callejeros, vendedores de todo lo imaginable y lo inimaginable con sus atronadores altavoces pregonando a los cuatro vientos sus mercancías mezclándose con todo tipo de ritmos, las carcajadas provocadas por humoristas, etc.




Cali:

Barrio colonial

Iglesia de San Antonio


Medellín:

En la tristemente famosa comuna 13

Una casa exhibe esta fotografía de una de las múltiples batidas que se saldaban con muchos muertos



Hoy, la comuna 13 es un museo de graffiti.

 El "pueblito" paisa. Un museo en el que exponen casas y modos de vida de los paisas que es como se conoce a los habitantes de la región.



 Esculturas de Botero en la plaza que lleva su nombre.





Bogotá:

Museo del Oro



Una cafetería en un Jeep