¡¡¡La aventura continúa!!!

Bienvenidos a nuestro blog en la segunda etapa.





Nos encantaría que fueras seguidor de nuestro blog...

Seguidores

jueves, 16 de mayo de 2019

La zona arqueológica de Tierradentro



Finalmente, tras algunas dudas, decidimos acercarnos a Tierradentro. Otra de las zonas arqueológicas importantes del departamento del Huila.
De nuevo malas carreteras compensadas por un espléndido paisaje.
Tras el descanso de una dura jornada de camión salimos para efectuar la visita de las zonas de mayor importancia del sitio: El Duende y Segovia; así como el pequeño museo que reúne algunas de las piezas encontradas en los hipogeos, pues son mausoleos subterráneos los monumentos que se visitan en el lugar.
En un pintoresco taxi que en tiempos fue un Jeep, nos subieron hasta la parte alta del área siempre acompañados por Arcadio un guía local de setenta y dos años, que, además de haber participado en las excavaciones y búsquedas de otros lugares similares y de poseer unos vastísimos conocimientos sobre el lugar, nos dejó perplejos demostrando una forma física absolutamente envidiable, trepando cuestas, bajando por escalones inverosímiles a los hipogeos y descendiendo a la carrera monte a través a comprar los boletos que habíamos olvidado adquirir.
Los enterramientos, evidenciando los noveles sociales de los allí enterrados, van desde simples excavaciones sujetas por sencillas pilastras de piedra, hasta cavidades profusamente decoradas y con relieves tallados en la roca y los pilares.
Todo ello en un entorno de gran belleza salpicado de bonitos pueblos, cada uno con su coqueta iglesia colonial. Visitamos dos: San Andrés de Pisimbalá y Santa Rosa, de un impecable blanco y con sus techos de brezo.
El recorrido fue cansado, pero mereció la pena sin duda.

 El taxi que nos acercó al inicio del camino


La iglesia  de San Andrés de Pisimbalá
 Comprando fruta para el camino

Todos en el taxi. A la derecha Arcadio, el guía. Los setenta y dos años mejor llevados que hemos visto hasta el momento

San Andrés de Pisimbalá 


Cerámica en unos de los hipogeos. En ella depositaban alimentos para el viaje al más allá

La poco ergonómica bajada a los hipogeos











Iglesia de Santa Rosa


No era Juan Valdés, pero tenía un aire







jueves, 9 de mayo de 2019

Zona arqueológica de San Agustín


Pasamos varios días recorriendo la zona arqueológica en la que se encuentran repartidas en múltiples áreas los vestigios de una misteriosa cultura que realizó espectaculares enterramientos en túmulos construidos con grandes lajas de piedra a modo de dólmenes con estatuas labradas en la misma piedra volcánica sobre las que se especula cual era su motivación, desde guardianes de las tumbas a representaciones de deidades o de los propios difuntos. En algunos casos perecen motivos relacionados con la maternidad y en otros, escenas eróticas o con gestos que se pueden considerar groseros en nuestro tiempo.
Visitamos cuatro de los sitios posibles: Alto de las Piedras, Alto de los Ídolos, La Chaquira y San Agustín y pudimos ver que efectivamente hoy no tenemos una explicación para la vida ni las motivaciones que esta misteriosa cultura tuvo para realizar sus esculturas.

Zona del Alto de las Piedras:







Zona del Alto de los Ídolos







Zona de la Chaquira:






Zona de San Agustín:




                                         








Fuente de Lavapatas en la zona de San Agustín:
 Fondo de la fuente de Lavapatas. Nosotros vemos una calavera tallada en ese fondo aunque, sorprendentemente, en la información no se comenta nada.

Fuente de Lavapatas


Alto de Lavapatas, también en la zona de San Agustín:



Bosque de las estatuas (Zona de San Agustín)