¡¡¡La aventura continúa!!!

Bienvenidos a nuestro blog en la segunda etapa.





Nos encantaría que fueras seguidor de nuestro blog...

Seguidores

viernes, 30 de noviembre de 2018

Desde el Cañón del Colca (Chivay) hasta El Cuzco



Tras muchas preguntas para conocer el estado de las carreteras que nos pudieran conducir de forma directa desde Chivay hasta el Cuzco y sopesando la posibilidad de hacerlo por el sitio por el que era más seguro encontrar buena carretera recorriendo 150 Km extra, tomamos la decisión de hacerlo por la vía directa y el resultado fue muy bueno, pues aunque recorrimos unos 100 km sin asfaltar, el estado del piso era incluso mejor que los tramos pavimentados.
Únicamente dos pasos por encima de los 4800 m. de altitud, pusieron a prueba al camión y por ende nuestro temple durante esos tramos del recorrido. Hicimos en una jornada toda la zona más alta buscando pernoctar a menor altura, y de esa forma, con un agradable alto para comer en un bonito paraje llegábamos el filo de la noche a San Pablo ya en la ruta entre Puno y Cuzco, en donde de nuevo un lugar visto en IOverlander nos proporcionó una tranquila y silenciosa noche.
Al día siguiente hicimos un corto desplazamiento hasta Andahualillas deteniéndonos a visitar las iglesias del barroco andino de Canicunca y Huaro en la puerta de la cual dimos cuenta de una generosa porción de chancho asado comprado en un puesto callejero de Urcos que estaba delicioso.
Ambas iglesias son dos verdaderas joyas, aunque la que está en Andahualillas las hace palidecer. En la plaza en la que está situamos nuestro camión para la noche y realizamos la  visita que fue guiada de forma espontánea por unos de los guardas y resultó muy completa e interesante.
En ella se mezclan elementos barrocos con otros que son claramente mudéjares y todo ello sobre una base de bloques de piedra de origen inca. El interior tiene sus muros y techo pintados al fresco pintados en su mayoría por el limeño Luis de Riaño, siendo precisamente las pinturas del techo las que dan origen al apelativo de “Capilla Sixtina del arte indígena” por el que es conocida. Es ciertamente una belleza.
Las fotografía son únicamente de los exteriores al estar prohibido fotografiar y filmar en el interior, no obstante añadimos un vídeo obtenido de forma clandestina para poder mostrar la belleza de estos templos.
Al día siguiente en una hora entrábamos en el Cuzco.


Imágenes del espectacular camino entre Chivay y El Cuzco:





Iglesia de Canicunca

  Laguna de Urcos

Fachada de la iglesia de Huaro

 La iglesia de Andahuailillas

Andahuailillas

Ver el vídeo de los interiores de las iglesias del Barroco Andino



viernes, 23 de noviembre de 2018

El Cañón del Colca



Desde Arequipa, con un alto en la laguna termal natural Agua Caliente, que ofrecía buenas posibilidades para pasar una noche tranquila, pasamos un alto a casi cinco mil metros con el camión fallando como una escopeta de feria y llegamos a Chivay a la entrada del Cañón del Colca.
Una tranquila noche en la plaza central de Chivay y algunas compras para hacer un corto primer desplazamiento hasta la localidad de Yanque, en donde dimos un paseo por el pueblo y pudimos acampar en una plataforma a la orilla del río Colca. Por la mañana una visita a las ruinas de Uyu Uyu que podrían ser interesantes pero que están destrozadas por una restauración que raya lo delictivo y con un alto en Lari para comer llegamos al mirador de la Cruz del Cóndor dispuestos a pasar allí al menos una noche y estar temprano en el propio mirador a la espera de  la aparición de los cóndores.
Sin embargo estas aves decidieron tomar el pelo a los turistas madrugadores (no en vano hace ya algunos años  nuestra amiga Elsa decía que los buitres y por ende los cóndores eran de la familia de los "Tomapélidos") y lejos de aparecer como estaba previsto a las 7h 30 min de la mañana, decidieron iniciar su show sobre las 10h 30 min. Para esa hora, Magy y yo habíamos decidido no esperar más y comenzábamos una caminata no muy larga pero dura a causa de la altitud hasta otro mirador llamado del Cura. Fue durante ese camino cuando comenzaron a parecer muchas aves que nos sobrevolaban en ocasiones a alturas mínimas sobre nuestras cabezas , lo que, dada su envergadura próxima a los 4 metros, nos dejaba impresionados.
Algo más de una hora, que nos dejó un callo en el dedo del disparador de la cámara, estuvimos disfrutando del espectáculo privado.
Después de comer decidimos acercarnos a Cabanaconde, el siguiente pueblo, pero retornamos a dormir al mirador al comenzar una ruidosa fiesta en la plaza que se oía por todo el pueblo.
Otra tranquila noche en el aparcamiento y un nuevo paseo matinal, en esta ocasión con menos avistamientos, para emprender el retorno hasta el pueblo de Maca en donde pernoctamos a fin de  ver el mercadillo que se organiza cada mañana al paso de los turistas y con una nueva llegada a Chivay completaron la visita.


 Vizcacha






Este es un colibrí andino.




A veces hasta el teleobjetivo resultaba                                                                                                       excesivo.





Ver vídeo "Cañón del Colca"



sábado, 17 de noviembre de 2018

Arequipa, una preciosa ciudad



Entramos en Perú y después de unas cuantas etapas de relax en playas totalmente solitarias llegamos Arequipa con las fuerzas renovadas para afrontar la visita la ciudad que requiere varios días de buenas caminatas.
Visitamos el museo en el que se expone la momia de Juanita, la niña inca sacrificada para aplacar la ira de los dioses de la montaña o “Apus”. Es realmente impresionante el estado en el que se encuentra que solamente presenta deterioro por deshidratación en el rostro. Según parece, tras ser sacrificada con un golpe dado en la cabeza con una maza ceremonial fue enterrada en la cima del Nevado Ampato a temperaturas que consiguieron su congelación muy rápidamente. En el siglo pasado, una violenta erupción del volcán situado al lado del Ampato, elevó las temperaturas y originó el deshielo de la cima. El fardo conteniendo a la momia rodó hacia el interior del cráter y el rostro quedó expuesto a la radiación solar durante unos días que fueron suficientes para que se deshidratara.
Agradables paseos nos conducen a la maravillosa Plaza de Armas con la imponente catedral, hasta la iglesia y los claustros de los Jesuitas pasando al lado de bonitas casonas coloniales muy bien conservadas, el monasterio de santa Teresa, la iglesia de los franciscanos entre otras cosas.
Mención aparte merece el monasterios de santa Catalina, una auténtica ciudadela dentro de la ciudad en la que vivieron monjas de clausura hijas de familias nobles que convirtieron el recinto en un pueblo español con calles nombradas Granada, Córdoba, Sevilla, Burgos e incluso una plaza de Zocodover homónima a la de Toledo en España. Cada monja tenía un verdadero apartamento con recibidor, dormitorio e incluso cocina y habitación para la doncella que la asistía. Está perfectamente conservado y es una visita muy agradable.
Tuvimos además la suerte de disfrutar de días despejados que nos permitieron ver bonitas perspectivas de los volcanes  que rodean la ciudad: el Misti y el Nevado Chachani que aunque casi sin nieve le dan una especial personalidad a Arequipa.
Catedral y Plaza de Armas

Portada de los jesuitas.

Claustro de los jesuitas.

Con el limpiabotas en la Plaza de Armas.



Convento de Santa Teresa.



Convento de Santa Catalina:








Nevados y volcanes que rodean la ciudad


Juanita. La momia de la niña sacrificada a los dioses de la montaña.


Ver vídeo "Visita al convento de Santa Catalina"



sábado, 10 de noviembre de 2018

Breve paso por Chile



Las circunstancias sobrevenidas hicieron que nuestro paso por Chile fuera más breve de lo planeado.
Una vez superada la complicada aduana de Colchane, con una parada para ver el petroglifo del Gigante de Atacama, en una jornada llegamos a Pozo Almonte en donde se pueden visitar dos de las antiguas explotaciones salitreras que constituyeron la principal riqueza del país en el siglo pasado y finales del diecinueve. Visitamos una de ellas tras pasar la noche en el aparcamiento, en concreto la llamada Humberstone. Si bien es interesante ver como la factoría constituía una ciudad en sí misma proveyendo a los empleados de muchos servicios que hoy se considerarían en vanguardia, el estado de todo el conjunto, aun estando incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad, es deplorable, con zonas en las que es incluso peligroso entrar.

De allí y después de conseguir el ansiado lavado del camión para quitar la sal acumulada al atravesar los salares, llegamos a Iquique. Es una bonita ciudad en la costa con zonas cuidadas en el paseo que recorre las playas y el centro con bonitos edificios georgianos, muchos en buen estado de conservación y limitada por el lado opuesto al mar por dunas de una enorme altura.
Una de las visitas que nos atraía era ver la inmensa duna que fue escenario de varias etapas del rallye Dakar, pero tras los tristes acontecimientos, junto al vergonzoso estado de suciedad que se veía por todos lados, nos hizo desistir de ver más que lo que ya habíamos visto.
Es muy triste que un país que se tiene por avanzado y lo está en muchos aspectos, consienta que el paisaje desértico que rodea la ciudad con paisajes espectaculares, sea un auténtico vertedero de toda clase de basura.
Después de varios días en Iquique partimos con dirección a Arica, repartiendo el camino en tres etapas con altos de dos noches en cada una de dos calas de la costa: Pisagua y Caleta Camarones, ambas en dos lugares muy bonitos, con agradables y tranquilas playas en las que pasear y disfrutar con la multitud de aves y lobos y leones marinos que se avistaban en la costa.
Y finalmente Arica. Es una agradable ciudad sin gran cosa en particular, pero con el encanto suficiente para una etapa de relax.
Visitamos la catedral de San Lorenzo, toda ella en estructura metálica firmada por Eiffel e hicimos buena compra en el mercado del Agro de Santa María, muy bien surtido y con precios aceptables, entre otras cosas una buena provisión de aceite de oliva virgen extra de producción local y muy buena calidad.

Petroglifo del Gigante de Atacama. 86 m de                                                                                            altura.

Humberstone
En un aula de la escuela.


Los que tengan algunos años recordarán este cartel publicitario                                                               muy común en España.


Iquique





Pisagua






En Caleta Camarones. Barbacoa de pescado                                                                                            al atardecer en la playa.


Arica: interior de la catedral proyectada por Eiffel