¡¡¡La aventura continúa!!!

Bienvenidos a nuestro blog en la segunda etapa.









lunes, 27 de octubre de 2014

Desde Arequipa hasta Puerto Maldonado

Tras una buena compra de provisiones en el hiper que está al lado del hotel, comenzamos la marcha que nos iba a a tener casi tres días a más de 4.000 metros. una primera noche poco confortable en una estación de servicio de Juliaca (el pueblo más feo de Perú) llegamos hacia la hora de comer al cruce de la carretera transoceánica, muy nueva y en bue estado. En el pueblo del cruce, que ya conocíamos, Urcos, compramos a una cholita en el mercado unas raciones de chancho asado (cerdo) que estaba sensacional y tras dar buena cuenta del manjar reemprendimos la marcha remontando un primer puerto con pendientes inverosímiles que pasa a 4.500 metros. Poco después y antes de que llegara la noche acampamos en un discreto rincón.
La mañana siguiente la empezamos con un nuevo puerto que es el más impresionante que hemos remontado. Pasa a 4734 metros y desciende desde esa altura en poco más de 80 kilómetros.
Una noche en un campo de futbol ya en plena selva y poco más de una hora en la mañana siguiente nos han dejado en Puerto Maldonado. La ciudad no vale nada, pero estamos acamados en un lodge con piscina y wufi en medio de la selva con monos, aves, mariposas.... y mosquitos, muchos mosquitos.



En el camino de Arequipa a Puerto Maldonado


Puerto Maldonado. En el Anaconda Lodge

miércoles, 22 de octubre de 2014

Salida de Arica


Ya hemos hecho la mayor parte de las reparaciones que estaban pendientes, al menos las que resultaban imprescindibles como la sustitución de los vidrios y otras muchas menos importantes pero que no viene mal tenerlas operativas.
Al salir hemos llevado el camión a lavar ya que los meses de parada habían acumulado una gran cantidad de polvo, salitre y demás.
Por la tarde hemos arrancado por el Valle de Lluta hasta Putre y en la mañana siguiente hemos subido hasta el lago Cotacotani en el Parque Nacional Lauca. Un precioso lago coronado por dos volcanes de más de 5.000 m.
Se notó la pérdida de costumbre de andar por alturas y en esta ocasión nos afectó bastante a los dos, por lo que decidimos bajar a dormir a Arica.
Por la mañana temprano iniciamos nuestro viaje hacia Perú. El consabido incordio de las aduanas y en seguida Tacna, en donde dimos un paseo e hicimos compra de provisiones.
Por la tarde tomamos la carretera de la costa (o costanera) y acampamos en Boca del Río, un pueblo con una apariencia bastante pobre pero con un bonito paseo a orillas del Pacífico en donde pasamos dos noches que nos permitieron disfrutar de agradable paseos y una estupenda comida en un chiringuito a base de Chupe de Corvina y Chicharrón mixto de corvina y pulpo (pescado rebozado y frito). Memorable. Además aun hubo tiempo para hacer alguna de las pocas cosas que quedaban pendientes.
Por la mañana, siguiendo la costanera a través de sorprendentes paisajes llegamos a la Reserva de las Lagunas de Mejía en las que hay muchas aves. Pasamos allí el resto del día y la noche y temprano al día siguiente salimos con objetivo en Arequipa a donde llegamos en dos horas largas. Perfecta la entrada hasta el hotel de Las Mercedes ya conocido gracias al guiado del Iphone con el programa To Go Peru.

Colada, limpieza  del camión, Wifi y un agradable paseo nocturno por la ciudad completaron el día.

La iglesia de Putre

Volcanes en el P.N. Lauca. Más de 5.000 m

Lagunas de Cotacotani

¡Ya estamos con él!

Lago Chungará

El volcán del fondo lanzaba fumarolas

Una boda en Tacna (Perú)

martes, 14 de octubre de 2014

¡DE NUEVO EN ARICA!

Ya hemos retornado a Chile a recoger nuestro camión y proseguir el viaje.
Tras el larguísimo vuelo desde Madrid a Santiago y de allí a Arica, 16 horas en total, por fin hemos vuelto a ver a nuestro Ximielga. Allí estaba esperándonos en casa de nuestros amigos a quienes tenemos que agradecer el sitio para dejarlo aparcado.
Lo hemos encontrado muy sucio pero bien. Baterías descargadas y otros detalles lógicos después de casi siete meses parado, pero ya está en marcha todo de nuevo.
Antes de salir a la carrterea estamos solucionando algunos problemas que quedaron pendientes por falta de las piezas  que hemos traído con nosotros.
También cambiaremos los vidrios de las ventanas que los pasos a gran altura habían hecho estallar. Los nuevos vidrios nos esperaban ya en Arica y nos hemos puesto manos a la obra.
No está resultando una tarea fácil, pero ya le hemos cogido el truco y enseguida los tendremos cambiados.
El resto de las cosas que debemos hacer, las vamos intercalando con la operación de los cristales y algunas menos importantes se quedarán para hacer sobre la marcha.

Nuestro plan es entrar en Perú y atravesar desde Tacna a Arequipa, Juliaca y por la carretera que lleva a Cuzco llegar hasta el cruce de la llamada Transamazónica que por Puerto Maldonado nos llevará hasta Asís en donde está la frontera de entrada a Brasil que es el país al que dedicaremos los próximos meses.
¡La ventura empieza de nuevo!