¡¡¡La aventura continúa!!!

Bienvenidos a nuestro blog en la segunda etapa.









miércoles, 30 de octubre de 2013

3.- Desde Buenos Aires hasta Península Valdés


Un poco cansados de bailar tanto tango y del bullicio de la ciudad, tomamos la Ruta 3 no sin antes padecer tres horas de salida de la gran urbe (y eso sin errores...) que nos ira permitiendo avanzar hacia el sur.
El paisaje es bonito aunque muy monótono. Pampa, pampa y más pampa. pocos pueblos y sobre todo un problema con el aprovisionamiento. Hay cuatro barreras fitosanitarias por las que está muy restringida la circulación de productos frescos, por lo que hasta salvar la última, ya a 1.200 Km de la capital no hemos podido comprar seriamente en un supermercado.
Coordenadas de los controles:
S38 43 42,6  W62 32 11,1
S39 31 31,6  W62 40 55,4
S40 45 02,3  W65 08 28,7
S42 00 19,2  W65 17 58,6
Cuatro días  y varios campamentos pamperos después, casi siempre agradables llegamos a Península Valdés.
Aunque ya sabíamos que iba a ser especial, la realidad ha superado con mucho lo que conocíamos. El paisaje es bonito con agradables rincones de costa en los que muchas veces está permitida la acampada, pero lo que nos dejó impresionados es la fauna. Hemos tenido ballenas (Franca del Sur) pasando a unos metros de nosotros, colonias de lobos de mar y de elefantes marinos al alcance de un objetivo fotográfico pequeño, pingüinos que se podrían tocar si no fuera porque se defienden ferozmente a picotazos, todo tipo de aves marinas haciendo exhibiciones de vuelo alrededor y para remate ayer nos apostamos sobre un pequeño acantilado a esperar la llegada de la marea alta que traía una pequeña posibilidad de ver orcas y a los pocos minutos de espera avistamos seis que entraron en una especie de pequeña bahía en cuyas orillas descansaban decenas de lobos marinos que ante nuestros ojos fueron víctimas de los ataques de las orcas. Al alcance de nuestros ojos y de nuestros oídos, ya que podíamos oír nítidamente los alaridos de los ejemplares atrapados. Se dieron un banquete impresionante ante los objetivos de nuestras cámaras a no más de sesenta metros.
De camino hacia los puntos de avistamiento encontramos infinidad de guanacos, liebres, y aves de diversos tipos. Toda la península está recorrida por pistas en un estado extraordinario y bien señalizadas.
Toda la reserva está bien acondicionada. Puerto Pirámides es una aldea que está dentro de la península en la que hay de todo (esto lo envío al blog desde allí), banco, tiendas, estación de servicio...
Resumen de campamentos:
Entre Azul y Bahía Blanca                         S36 58 34,19  W 59 57 50,92 Tranquilo, paisaje, seguro
Salida de Pedro Luro                                S39 41 1,56  W62 40 13,07 Tranquilo Silencioso, Mucho polvo
Después de Sierra Grande                        S 42 41 7,47  W42 37 5,4 Plano, Tranquilo, Silencioso
Península Valdés                                      S42 37 5,4  W 64 15 38,46 Paraje magnífico, ballenas desde el camión "Punta Pardelas"

Ballena Franca del Sur. El camión está a pocos metros detrás









Pilar gritando: ¡Ahí está el bicho!









Guanaco









 Un macho enorme de elefante marino



                            Vaya aliento que debe tener                            Pingüino de Magallanes
El festín de las orcas










2 comentarios:

Anónimo dijo...

Da gusto veros!! Q chulas las fotos.
OS echamos de menos un montón. Aqui todo va bien.
Os queremosss disfrutar por todos!! Mariola

Francisco Troncoso dijo...

Carlos...
La Patagonia es increíble, tanto la occidental , oriental o insular...Cuando pases por Puerto Montt, Puerto Varas, con gusto de recibiremos, y si quieres te adelantamos algunos consejos, ya que nosotros también recorremos habitualmente el cono sur en nuestra Motorhome...un abrazo desde el sur del silencio...