¡¡¡La aventura continúa!!!

Bienvenidos a nuestro blog en la segunda etapa.









viernes, 7 de septiembre de 2018

Accidentado final del recorrido por Argentina y entrada en Paraguay


A partir de Esteros del Iberá, una sucesión de problemas nos hace acumular un retraso sobre las fechas previstas y, aunque esto no representa un problema, es cierto que todo lo peleado para resolver los problemas que se han presentado nos ha tenido un tanto bajos de moral durante bastantes días.
El más grave de estos inconvenientes fue una avería importante en la bomba de inyección del camión, que dado que por estas tierras la marca Man es desconocida prácticamente, la solución de las averías se convierte en un problema importante.
Afortunadamente  ya está resuelto y, a partir de la ciudad argentina de Gobernador Virasoro, en donde hemos estado reparando la avería, hemos rodado hacia Corrientes, Resistencia y el Parque Nacional Río Pilcomayo en donde tres días nos han permitido visitar el parque y la laguna Blanca, además de reorganizarnos y recuperar el tono del viaje.
Terminada la visita y salvado el trámite de la frontera entre Argentina y Paraguay, llegamos a Asunción para hacer una vista de la ciudad y sus alrededores y sobretodo, recabar información sobre las pistas del Chaco que pretendemos recorrer con dirección a Bolivia.
Sin embargo, la información es escasa y para hacerse una idea de cómo funciona el país, no hemos podido encontrar en ninguna librería un mapa de carreteras ni bueno ni malo, y únicamente en el Touring Club nos han vendido uno de la zona mencionada, pero que no parece tener mucha información.
Lo que si hemos comprobado es que en cuanto caen dos gotas de lluvia no se puede poner una sola rueda fuera del asfalto a riesgo de ver como la tierra se traga el camión como si hubiera caído en un tazón de chocolate. Ya lo hemos sufrido y esperamos que no se repita.


Armadillo en P.N. Río Pilcomayo



Curioso efecto del las semillas en las vainas abiertas

                                                                         









Pintoresco desplazamiento en "La Frutillita" (La fresita), nombre que recibe el destartalado microbús que tomamos para ir desde el lago Ypacaraí hasta Areguá


 Placa en la fachada de la catedral de Asunción

No hay comentarios: