¡¡¡La aventura continúa!!!

Bienvenidos a nuestro blog en la segunda etapa.





Nos encantaría que fueras seguidor de nuestro blog...

Seguidores

sábado, 16 de noviembre de 2019

Costa Rica



Varias circunstancias nos llevaron a hacer una visita a este país bastante recortada en relación a lo previsto: en primer lugar los precios tanto de los productos más básicos de alimentación como los de las entradas a los parques nacionales, en los que el precio para los costarricenses era 10 veces inferior al que teníamos que pagar los extranjeros, y  en segundo lugar la mala fortuna de sufrir un accidente de tráfico (únicamente daños materiales) en un país con una legislación a todas luces errónea, pues el vehículo implicado no puede abandonar el país hasta que haya un acuerdo entre las partes o se celebre el juicio en dos o tres  años, lo cual le proporciona al local una posibilidad de extorsión casi ilimitada. Pasamos allí, sin duda, los peores días de todo nuestro tiempo en viaje.
En fin, gracias a la impagable ayuda desinteresada de un abogado  (y su familia) a los que nos presentaron otros Overlanders que habíamos conocido en Cartagena de Indias, conseguimos resolver el problema, aunque no sin ceder en gran medida a las pretensiones de la otra parte. Nuestro más profundo y sincero agradecimiento a Eliezer Miguel y sus padres Mireya y Eliezer sin cuya ayuda no hubiéramos podido resolver de forma satisfactoria el embrollo en el que nos vimos implicados.
Nos dio  pena no visitar el país más a fondo pues es realmente bonito y con gente extraordinariamente agradable, pero a veces las circunstancias obligan a determinadas renuncias.
Conocimos el pueblo y la zona caribeña de Puerto Viejo en cuyas proximidades pasamos un buen día en una solitaria playa caribeña, visitamos Cartago y algunos enclaves de alrededor e hicimos un recorrido por la zona de los volcanes. Ciertamente un pobre balance para lo que el país merece, pero tras sentir una desagradable sensación de falta de libertad, soñábamos con pasar la frontera y dejar atrás tan mala experiencia.
Puerto Viejo

Una acampada agradable a orillas del Caribe

Ruinas de Ujarrás (el nombre suena navarro)


Cartago:





Aunque casi  no la disfrutamos, Costa Rica tiene una enorme diversidad de fauna








1 comentario:

Vero Zhinin dijo...

Que pena. Pero se ve hermoso